martes, 7 de agosto de 2007

Sistema Esqueletico

SISTEMA ESQUELETICO

A) DEFINICIÓN:

El esqueleto humano es el conjunto total y organizado de piezas óseas que proporciona al cuerpo humano una firme estructura multifuncional (locomoción, protección, contención, sustento, etc.). A excepción del hueso hioides —que se halla separado del esqueleto—, todos los huesos están articulados entre sí formando un continuum, soportados por estructuras conectivas complementarias como ligamentos, tendones, y cartílagos.

El esqueleto de un ser humano adulto tiene, aproximadamente, 206 huesos, sin contar las piezas dentarias, los huesos sutúrales o wormianos (supernumerarios del cráneo) y los huesos sesamoideos.

El conjunto organizado de huesos —u órganos esqueléticos— conforma el sistema esquelético, el cual concurre con otros sistemas orgánicos (sistema nervioso, sistema articular y sistema muscular) para formar el aparato locomotor.

El esqueleto óseo es una estructura propia de los vertebrados. En Biología, un esqueleto es toda estructura rígida o semirígida que da sostén y proporciona la morfología básica del cuerpo, así, algunos cartílagos faciales (nasal, auricular, etc.) debieran ser considerados también formando parte del esqueleto.

........

.......

B) COMPONENTES DEL SISTEMA ESQUELETICO

El número de huesos en personas adultas va desde los 206 hasta los 208 aproximadamente, pero debemos recordar que esta cifra no se cumple en los niños pequeños y menos aún en los recién nacidos. Esto se debe a que los recién nacidos nacen con algunos huesos separados para facilitar su salida desde el canal de parto, por ejemplo tenemos los huesos del cráneo, si palpamos la cabeza de un recién nacido encontramos partes blandas llamadas fontanelas: en ellas los huesos están unidos por tejido cartilaginoso que luego se osificará para formar el cráneo de un adulto.

También el maxilar se encuentra dividido en dos, el maxilar superior y el inferior, cuando se suture el maxilar inferior dará lugar a un tipo de sutura llamada sínfisis. Así que el número de huesos depende de la edad de la persona a la cual se refiera, pero como promedio para un adulto es alrededor de 206 huesos.

Uno de los esquemas para el estudio del esqueleto humano, lo divide en dos partes:

  1. El esqueleto axial: que son los huesos situados a la línea media o eje (axis) del cuerpo
  2. El esqueleto apendicular: que son el resto de los huesos pertenecientes a las partes anexas a la línea media (apéndices); concretamente, los pares de extremidades y sus respectivas cinturas.

ESQUELETO AXIAL: 80 huesos

  • Huesos de la columna vertebral (raquis): 26 huesos aproximadamente
    • Cervicales (cuello): 7
    • Toráxicos: 12
    • Lumbares: 5
    • Sacro: 1 (formado por la fusión de 5 vértebras)
    • Coxis: 1 (formado por la fusión de 4 vértebras)

......

,,,,,,,

  • Huesos de la cabeza (calavera): 29 huesos
    • Cráneo: 8
    • Cara: 14
    • Oído: 6
    • Hioides: 1 (hueso no articulado con el esqueleto)

......

.....

......

ESQUELETO APENDICULAR: 126 huesos

  • En los miembros superiores y pectorales: 64
    • Brazos y manos: 60
    • Hombros: 2 clavículas y dos escápulas.

......

........

  • En los miembros inferiores y pélvicos: 62
    • Piernas y pies: 60
    • Pelvis: 2 huesos pélvicos (formados por la fusión del Ilion, Isquion y Pubis)

......

.......

C) FUNCIÓN DEL SISTEMA

El sistema esquelético tiene varias funciones, entre ellas se destacan:

  1. Sostén mecánico del cuerpo y de sus partes blandas: funcionando como armazón que mantiene la morfología corporal.
  2. Mantenimiento postural: permite posturas como la bipedestación.
  3. Soporte dinámico: pues colabora para la marcha, locomoción y movimientos corporales: funcionando como palancas y puntos de anclaje para los músculos.
  4. Contención y protección de las vísceras, ante cualquier presión o golpe del exterior, como, por ejemplo, las costillas al albergar los pulmones, órganos delicados que precisan de un espacio para ensancharse.
  5. Almacén metabólico: funcionando como moderador (tampón o amortiguador) de la concentración e intercambio de sales de calcio y fosfatos.
  6. Transmisión de vibraciones.

Además, en la corteza esponjosa de algunos huesos, se localiza la médula ósea, la cual lleva a cabo la hematopoyesis o formación y diferenciación de las células sanguíneas.

.............

D) ENFERMEDADES

Aquí se listan algunas enfermedades que afectan el sistema esquelético:

  • Fractura (medicina)
  • Osteomielitis y Osteonecrosis
  • Cáncer óseo primario y Osteosarcoma
  • Osteomalacia y Raquitismo
  • Osteoporosis y Osteopetrosis
  • Osteogénesis imperfecta
  • Acromegalia
  • Acondroplasia y enanismo
  • Saturnismo y toxicidad de metales pesados

E) MEDIDAS DE PREVENCIÓN

Como todo lo relacionado a la salud en el cuerpo humano, la alimentación con una dieta nutricional apropiada tiene mucho que ver para mantener en buenas condiciones el funcionamiento de cada una de sus partes. No olvidemos, por supuesto que la prevención de enfermedades y de accidentes son dos aspectos que no se deben descuidar. De cada uno depende, en cierta medida, de la protección o exposición a algún tipo de enfermedad que se pueda contraer o de algún accidente que se pueda evitar o provocar.

Enfermedades que afectan a los huesos con graves consecuencias permanentes, como la poliomielitis, se puede prevenir con una vacuna y sus refuerzos.

Siendo el calcio la sustancia principal que permite la osificación de los huesos, una alimentación rica en minerales de calcio, proteínas y vitaminas, ayudarán a mantener huesos en mejor estado. La leche y sus derivados, son los principales productores de calcio en el cuerpo, sin embargo están otros alimentos propios de nuestro país con un rico valor nutricional en esta sustancia, así están los chochos, huevos, pescado, habas, legumbres y toda clase de cítricos. Tomar el sol suave de las mañanas también ayuda a producir calcio ya que su aporte está en la radiación solar con rayos ultravioletas al cuerpo.

No hay que olvidar que sólo el consumo de estos productos no es suficiente para la osificación, debemos tomar en cuenta que también es necesario consumir productos ricos en vitamina D ya que esta ayuda a fijar el calcio y el fósforo en los huesos. Vitamina D hay en la yema del huevo, en el atún, en aceites de hígado de pescado. La carencia de estas sustancias puede producir raquitismo, que es una deformación de la caja torácica y las piernas, dada en gran medida por la carencia de los rayos de sol adecuados.

La osteoporosis es una enfermedad donde los huesos se vuelven porosos por una pérdida de masa ósea. La baja ingesta de calcio unido o una descompensación hormonal, suelen ser las causas principales de la osteoporosis, es por eso que afecta sobre todo a mujeres en etapa menopaúsica. En estado de gravidez, las mujeres deben cuidar mucho la asimilación justa de calcio ya que el feto demanda mucho de esta sustancia y la toma de su madre. Para prevenir esta enfermedad, aparte de la dieta apropiada, se debe practicar alguna actividad física y también se debe tener cuidado en el consumo de determinados medicamentos, como los corticoides.

La médula ósea y el hueso también pueden ser atacados por la bacteria estafilococo y contraer la osteomielitis, donde se da una inflación muy grande de estas dos partes.

Recordemos que la malformación de ciertas partes del cuerpo, como la columna vertebral, se debe a malas posturas corporales que se van adquiriendo. Si no nos sentamos correctamente con la espalda erguida o si levantamos pesos grandes con la espalda recta, vamos a ocasionar lesiones o deformaciones muy molestas como son la escoliosis, la cifosis (joroba) o la lordosis.

Las fracturas son, talvez, las dolencias más frecuentes y reiterativas en el ser humano. La fractura es la rotura del hueso o articulación que generalmente es causada por traumatismos; se puede presentar en cualquier edad. Los rayos X son el instrumento adecuado que permite identificar el tipo y el lugar preciso de una fractura y poder así realizar el tratamiento adecuado. Las fracturas pueden ser “cerradas” si es sólo el hueso el que se rompe en pedazos, o pueden ser “expuestas o abiertas” si al romperse el hueso desgarra el músculo, el tejido y la piel. La fisura del hueso se da cuando éste se ha lastimado pero no llega a romperse.

En las articulaciones también se pueden dar lesiones, siendo la más común el esguince que es una torcedura brusca de la articulación. La dislocación, en cambio, es cuando el hueso se sale de su lugar y la anquilosis es cuando la articulación se queda sin movimiento sea por fractura, inflamación o desgarre. Entre las enfermedades graves de las articulaciones están la artrosis que es una degeneración o envejecimiento de una o más articulaciones; también está la artritis que es la inflamación, de una o más articulaciones, producidas por infinidad de enfermedades como la gota o la fiebre reumática, entre otras más.

Tanto en las lesiones de huesos como en las de articulaciones se deben tomar precauciones para no empeorar la situación de éstas. Así, se debe inmovilizar la parte afectada, tratar de protegerla con algo rígido y, sobre todo, diagnosticar por alguna persona competente el grado de la lesión.

El ejercicio constante y dosificado es la mejor manera de estimular un adecuado funcionamiento de las articulaciones. En general, el ejercicio físico es el que ayuda al cuerpo a mantenerse vital, con energía, flexible y con fuerza. A través del ejercicio se eliminan toxinas y se produce mejor el metabolismo en el cuerpo.